Sin ser Moisés ni separar las aguas, los habitantes de Guatapé ya caminan desde el malecón hasta el sitio donde quedó encallado El Almirante, ese barco que en junio de 2017 se hundió y se llevó la vida de seis personas.

Y no es que ocurran milagros en estas tierras del Oriente. Es que el nivel del embalse ha bajado tanto que el espejo de agua que solía verse desde cualquier rincón del pueblo es casi un recuerdo. El paisaje ahora es de arena, algo de pasto y muchas embarcaciones que ya no flotan.

Es tan particular la situación y las condiciones económicas —el pueblo vive del turismo, pero tiene las fronteras cerradas desde marzo—, que muchos ya se aventuraron a caminar frente al malecón con una pala en la mano para sacar arena.

Pero el problema no es exclusivo de esta zona. “Los embalses se encuentran en mínimos históricos, debido a la reducción inusual de las lluvias”, explicó la empresa XM, operador del Sistema Interconectado Nacional (SIN, por el que se distribuye la energía que se genera en las hidroeléctricas, termoeléctricas y demás centrales de generación del país).

Los reportes de XM dan cuenta de que los niveles de las represas del país están en un 32 % cuando lo recomendado es que sea más del 60 %. En el caso de Guatapé, el nivel de la represa Peñol está apenas en 36,32 %, por debajo de otras del departamento como Porce II y Porce III (ver gráfico).

Aguacero’e mayo

Abril lluvias mil, decían las abuelas para referirse a la temporada de lluvias que caían sobre el país en el segundo trimestre de cada año. Y hasta en las cumbias de Totó La Momposina se les canta a los aguaceros de mayo.

Pero este 2020, además del confinamiento, ha venido con climas atípicos: días más secos y menos lluvias.

Yolanda González, directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, explicó que luego de la temporada de predominio seco que terminó en febrero, se mantuvieron las condiciones de sequía en buena parte del país, incluyendo Antioquia. Y con un ejemplo mostró el panorama: “en abril caen entre 300 y 400 milímetros en la región Andina. Este año llovió la mitad”.

XM reconoció que “hay incertidumbre respecto de las condiciones climáticas para el segundo semestre y el verano 2020-2021”. Pero mantuvo buenas expectativas sobre la generación de energía que en el mediano plazo no estaría comprometida en condiciones normales. “No obstante, condiciones extremas de hidrologías secas u otras situaciones inesperadas podrían llevar a una condición de riesgo para la prestación del servicio” entre finales de 2020 y comienzos de 2021.

Poca lluvia, poco caudal

El embalse Peñol se surte del río Nare que, según reportes del Ideam, ha tenido caudales hasta 35 % por debajo del promedio para esta época del año.

Y aunque el gobierno de Guatapé está preocupado por los efectos que eso pueda tener en la economía y los ecosistemas locales, lo cierto es que esta no es la primera vez que la represa se “seca” así. En los años noventa, cuando había racionamiento, se registró un nivel de 5 %. “Hace como siete años no se veía esto como un peladero. Será rezar para que llueva”, dijo José Gómez, vecino del pueblo.

Tomado de el colombiano.com