Por mas de 50 años la familia Martínez Arbeláez ha vivido en una antigua vivienda ubicada en el parque principal del municipio de Guatapé, el padre de este hogar abandonó su familia hace algunos años, y aunque por legalidad la casa debe ser de ambos cónyuges este inmueble entró a ser rematado y adquirido por un tercero. La situación es un tanto confusa esta fue la explicación que le dio Edwin Botero abogado de la compradora “Aquí no se remató un inmueble por una deuda, simplemente es que esta propiedad tenía dos dueños, entonces tenía el 50% de la persona que vive ahí en este momento y el 50% de otra persona, esta segunda persona no quiso seguir en comunidad y simplemente optó por proponer el negocio donde él se ofrecida a comprarla o que ella le comprará , sin embargo como no pudieron llegar a un acuerdo la casa se llevó  a un remate y el tercero compró la propiedad, esta es la situación” afirmó uno de los abogados que estaba presente en el desalojo.

“Mi mamá es titular en el 100% y no tienen por qué quitarle la propiedad cuando ella en el momento es titular, puede que él (mi papá) tenga derecho por ser esposo, pero el derecho él lo perdió cuando nos abandonó hace más de 40 años, tenemos la escritura pública tenemos documentos, tenemos que en el 2017 mi mamá era la dueña en un 100% y ya en el 2018 resultó siendo la dueña de la mitad y  en el  2019 que ella no tiene derecho a nada,  esto es ilegal, esto es injusto, porque mi mamá no ha firmado”. Así lo expresó Rodrigo Martínez hijo de la pareja involucrada en el suceso de la propiedad.

La comunidad guatapense se encuentra consternada, pues en varias ocasiones han sido ellos mismos quienes han evitado que desalojen a esta familia de su vivienda, teniendo en cuenta que, según muchos, es una situación inhumana. “Estamos acompañando  la familia Martínez Arbeláez, intentando hacer entrar en razón a la compradora; sobre la situación tan delicada, la señora Rosa tiene 80 años  de edad y se encuentra en delicado estado de salud, vive aquí también su nieto con síndrome de Down , aquí viven otros dos adultos discapacitados, lo que estamos haciendo como comunidad es solidarizándonos y tratando de hacer entrar en razón a la rematante para que se sienten a dialogar y llegar a un mutuo acuerdo y así evitar este tipo de desalojo e injusticia en el municipio”. Fueron las declaraciones de Jairo Giraldo, un habitante de la localidad que al igual que otras personas se encontraban a las afueras de la vivienda haciendo una especie de protesta pacífica para evitar que sacaran a la familia de la residencia.

“ Queremos evitar este atropello con la familia de este municipio, los conocemos de toda la vida, aquí vive un niño que tiene síndrome Down y tienen principios de neumonía y aquí está la fuerza pública, la policía, están los abogados que van a  favor de la compra del predio y nosotros queremos que no los atropellen, que no los saquen a la fuerza, porque realmente  esto es injusto” manifestó  también, Nigdan Suarez un habitante del municipio  que se unió a la protesta durante la mañana del martes 18 de febrero,  que se dio en contra del desalojo.